¿Cómo prepararte para el Trabajo de Parto?

trabajo de parto prodromos

El nacimiento de tu hijo es una experiencia trascendental para todas las parejas y especialmente para las madres, por lo tanto, es más que justificado que te prepares para este momento con tu Ginecólogo.

¿Qué es el Trabajo de Parto?

Es un proceso que incluye 3 Periodos:

Borramiento y Dilatación cervical
Expulsión: Nacimiento del Bebé
Alumbramiento: Salida de Placenta

Síntomas y Preparación para el Trabajo de Parto

Síntomas prodrómicos

Antes, a los pródromos del trabajo de parto, se les llamaba "trabajo de parto falso"

Duración:

Las contracciones prodrómicas pueden empezar horas o incluso días antes del trabajo de parto activo.

Contracciones:

Son irregulares en la duración, frecuencia e intensidad, pero en general, no duran más de un minuto y se presentan de cada 7 a 10 minutos. No deberían ser tan intensas como para perder la respiración.

Efectos físicos:

El cuello pasa de una posición posterior a una anterior, se ablanda y comienza a borrarse o ponerse más fino.
Se puede llegar a perder el tapón mucoso.
El cuello puede empezar a dilatarse, abriéndose de 1 a 4 centímetros.

Cómo arreglarse:

Usa estas contracciones para conocer cómo reacciona tu cuerpo a medida que empieza el trabajo de parto y poder prepararte mentalmente para el desafío que pronto vas a tener que enfrentar.
Asegúrate de comer bien. Los hidratos de carbono complejos, como los granos enteros, son especialmente buenos en este momento; proveen una buena reserva energética. Intenta comer comidas que tengan una digestión rápida, así no agregas un dolor de estómago además del dolor de las contracciones.
Trata de descansar: aunque las contracciones te mantengan despierta durante la noche, intenta dormir la siesta. Nuevamente: es mejor tener energía para el trabajo de parto.

Trabajo de parto activo.

Primera etapa: fase latente

La fase latente es el comienzo del trabajo de parto activo y va a llevarte a la mitad del camino del nacimiento del bebé. Esta fase comienza cuando las contracciones se hacen progresivamente más largas, fuertes y seguidas; y termina cuando el cuello tiene de 4 a 5 centímetros de dilatación.

Duración:

La fase latente del trabajo de parto activo puede durar desde 4 hasta 8 horas.

Contracciones:

Se hacen más largas, fuertes y seguidas; varían de duración de 15 a 30 segundos.
Encontrarás que gradualmente necesitas usar toda la concentración y no puedes hablar ni reírte durante la contracción.

Efectos físicos:

El cuello se dilata hasta 4 ó 5 centímetros.
Puedes perder el tapón mucoso.
Puedes notar una pérdida de sangre.

Cómo arreglarse:

Ponte en contacto con tu ginecólogo.
Júntate con la gente que te va a apoyar: tu marido, tu mamá, etc.
Haz de ese lugar un lugar confortable en cuanto a temperatura, luz, música, etc.
Toma las medidas físicas que te sean más confortables: relajación, agua, masajes, etc.
Si aprendiste técnicas especiales de respiración o visualización, siéntete libre para usarlas.
Muévete, pero no demasiado. Alterna los periodos de caminata con los de reposo.
Toma muchos líquidos, especialmente agua, jugos y bebidas con minerales.
Vacía la vejiga al menos una vez por hora.

Fase activa del trabajo de parto

La fase activa del trabajo de parto continuará con contracciones que se tornan más fuertes, más seguidas y de mayor duración; ésta es la parte que se denomina ‘trabajo de parto franco’. Comienza con una dilatación de 4 ó 5 centímetros y termina en 9 centímetros. Ten en cuenta que estos datos son un promedio y que varían de mujer a mujer.

Duración:

La fase activa del trabajo de parto puede durar desde tres hasta cinco horas.
Contracciones:
Cada una de estas contracciones tiene un comienzo, un pico y un fin. Algunas mujeres las describen como olas. La sensación en la panza y en la espalda comienza de manera tenue y rápidamente se hace más fuerte, hasta que llega a un pico y luego se hace más débil hasta que desaparece.
Se hacen más prolongadas, fuertes y frecuentes. La duración es de 30 a 60 segundos.
Efectos físicos:
El cuello continúa borrándose (afinándose). Se dilata hasta 9 centímetros.
Tu cuerpo va a trabajar duro en esta etapa. Algunas mujeres transpiran, tienen las manos o los pies fríos.
Se puede romper la bolsa en cualquier momento; si eso pasara, las contracciones pueden cambiar su intensidad.
Puede haber una pérdida de sangre, lo cual es normal, ya que a medida que el cuello se va modificando se pueden romper algunos vasos pequeños. Si sientes que es mucha sangre, hazlo notar a tu ginecólogo.

Cómo arreglarse:

Tu ginecólogo y tu gente van a ofrecerte todas las comodidades que hagan de esto algo más confortable; puede ser cualquier cosa que te atraiga, como baños de inmersión o duchas de agua caliente, cambios de posición, masajes, compresas de agua fría o caliente, etc.
Usa cualquier técnica que te sea útil para respirar. Algunas mujeres usan patrones de respiración que les enseñaron en el curso preparto; otras encuentran el patrón que es mejor para ellas. A lo que hay que prestar atención es a no contener la respiración durante la contracción. Escucha a tu ginecólogo, él te puede ayudar con la respiración para no contenerla durante la contracción o si estás hiperventilando.
La relajación es especialmente importante en este momento, particularmente entre las contracciones; puede que te sea difícil relajarte durante éstas. El ginecólogo puede ayudarte a buscar un equilibrio entre trabajar con tu cuerpo y relajarte cuando puedas.

Transición del trabajo de parto

Como lo sugiere el nombre, la transición marca el periodo en el que el cuerpo completa el trabajo de parto y se prepara para recibir al recién nacido. La transición es, tal vez, la parte más intensa física y emocionalmente del trabajo de parto. Es una etapa agotadora, pero recuerda que es la más corta y pronto alcanzarás la dilatación completa y empezarás a pujar.

Duración:
La transición puede durar de diez minutos a una hora. No debe prolongarse más de una hora y puede presentar de 3 a 25 contracciones.

Contracciones:

Las contracciones son seguidas, tal vez cada uno o dos minutos. Duran de uno a noventa segundos.
Algunas vendrán en pares sin periodo de descanso entre ellas: serán las más intensas.

Efectos físicos:

El cuello va a dilatarse hasta 9 ó 10 centímetros.
El cuerpo trabajará duro en esta etapa. Algunas mujeres tiemblan, están nauseosas o vomitan.
Si todavía no se rompió la bolsa, lo hará en cualquier momento.

Cómo arreglarse:

El ginecólogo y la gente que te rodea tiene que apoyarte y hablarte para darte aliento.
Muchas mujeres sienten que, a medida que las contracciones se hacen más intensas, necesitan que las toquen más. En este momento, las mujeres quieren un confort físico y quieren que las agarren o las abracen en la contracción.
La relajación es especialmente importante ahora, particularmente entre contracciones. Puede que sientas que es imposible relajarte durante la contracción. El ginecólogo puede ayudarte a que tu cuerpo no trabaje en tu contra;. él puede guiarte a encontrar un balance entre el trabajo de tu cuerpo en la contracción y la relajación entre las contracciones.

Segunda Etapa trabajo de parto. Fase latente

La fase latente de la segunda etapa es el periodo que le toma a tu cuerpo desde la dilatación del cuello hasta que baja el bebé por el canal del parto. Comienza con la dilatación completa del cuello y termina con la sensación de pujo durante la contracción. Es un periodo más descansado. Luego de la sensación intensa del final del trabajo de parto, puedes sentir que disminuyen las contracciones. No te preocupes, tendrás más contracciones que terminarán con el nacimiento del bebé.

Duración:

Algunas mujeres no tienen este periodo de descanso y tienen directamente sensación de pujo; otras tienen de 5 a 10 minutos antes de sentir la urgencia de pujar.

Contracciones:

Las contracciones se hacen más espaciadas, ya que se llegó a la dilatación completa. Pueden tener una frecuencia de 5 minutos.

Efectos físicos:

El cuello llegó a dilatación completa.
El útero pasa de tener contracciones para lograr la dilatación a tener contracciones de pujo.

Cómo arreglarse:

Aprovecha este momento para descansar y guarda las fuerzas para cuando tengas que pujar.

Fase activa del trabajo de parto

La fase activa de la segunda etapa es el pujo. A pesar de ser completamente diferente a la sensación del resto del trabajo de parto, es igual de intensa y requiere tanto esfuerzo como la etapa anterior.

Duración:

El descenso del bebé puede llevar desde diez hasta veinte minutos.

Contracciones:

Las contracciones de pujo son cada dos-cinco minutos; se acompañan de una sensación inminente de pujo.
Puede que sientas la cabeza del bebé bajando por la vagina.

Efectos físicos:

La cabeza del bebé se va amoldando para entrar en el pubis materno y en el canal de parto, puedes llegar a expulsar orina, material fecal o gases.

Cómo arreglarse:

Haz lo que te dice tu cuerpo. Coopera con las señales que él te manda. Puja con la contracción y descansa cuando ésta termina.
Si no sientes que el bebé está bajando, el ginecólogo te irá marcando cuándo pujar.
Si el descenso del bebé no progresa, se puede cambiar la posición. el ginecólogo probablemente te aconseje cómo ponerte.
Una compresa en la zona del periné puede ayudar a que focalices dónde tienes que hacer la fuerza.
Un masaje perineal del médico puede ayudar al estiramiento de los tejidos, especialmente si se usa vaselina para lubricar la zona.
Trata de que te digan si lo hiciste bien después de cada pujo.
Evita extender la cabeza o arquear la espalda cuando pujas.

Coronamiento y nacimiento

Cuando la cabeza del bebé se hace visible, se llama coronamiento. Ésta es una fase muy intensa física y emocionalmente. Después de todo, estamos hablando del nacimiento del bebé.
Duración:

Desde que el bebé asoma en el canal de parto hasta el nacimiento, esta etapa puede durar de dos a ocho minutos.

Contracciones:

Estas contracciones de pujo pueden estar espaciadas si estás muy agotada.

Efectos físicos:

Primero sale la cabeza del bebé.
Luego de una pequeña pausa para ver que no haya una circular de cordón alrededor del cuello, el obstetra ayuda a que salga el hombro anterior, luego el posterior y poco después el resto del cuerpo.
Puedes sentir una quemazón en la vagina.

Efectos emocionales:

Cuando nace el bebé te sientes eufórica y orgullosa de que lograste semejante desafío.
Cómo arreglarse:
Focalízate en que el bebé está ahí.
Intenta tocar a tu bebé en cuanto puedas. Si estás inclinada, trata de tocar su cabeza, abraza al bebe y llévalo a tu pecho.

Tercera etapa. Expulsión de la placenta

A pesar de que el bebé ya nació, hay que trabajar un poco más. Todavía falta la expulsión de la placenta.

Duración:

La expulsión de la placenta puede llevar de cinco a treinta minutos. Tendrás sensación de calambres, no habrá más contracciones.

Efectos físicos:

La placenta se separa del útero y sale por la vagina.

Cómo arreglarse:

Recuerda: esta etapa va a llevar unos minutos y unos pujos. Luego vas a estar libre para disfrutar a tu bebé.